Una moto que me gusta tener en perfecto estado

re-cambios

A pesar de que a mucha gente le pueda chocar el hecho de que me encanten las motos, es una cosa que siempre me ha dado igual. Parece que en muchos sitios el que una mujer tenga una moto y le guste salir a disfrutar con ella se convierte en un gran delito, creo que en ese sentido aunque nos creamos muy abiertos de mente seguimos para atrás como los cangrejos, y a pesar de ser muy abiertos con las nuevas tecnologías hay aspectos de nuestra forma de pensar que creo que nunca cambiarán. A mí la verdad me da igual siempre me ha dado, desde que tengo uso de razón me han gustado las motos, ya de chiquitita mi padre me compró una incluso con motor que manejaba a la perfección y que pocas veces me tiró al suelo, con el paso de los años y cuando cumplí los catorce años que es cuando te dejaban sacarte el permiso de conducir me compré una scooter  y la verdad que iba a todos sitios con ella, pero si os soy sincera a mí me gustaba la velocidad, otro tipo de moto con la que salir a la carretera y poder disfrutar a manos de una auténtica máquina del asfalto.

Fueron muchos años después cuando pude cumplir de verdad mi sueño, claro entre los gastos que me supusieron los estudios, terminar la carrera y poder encontrar un trabajo más o menos estable con el que poder independizarme y poder hacer mi vida, es que no pude de verdad meterme en la compra de una moto que llevaba esperando toda mi vida y no una nueva que esas se me iban de presupuesto si no una de segunda mano que pude encontrar y que no parecía estar muy mal. Pero bueno a pesar de tener que hacerle unos arreglillos no me salió mal de precio conté con re-cambios.com y pude hacerme de unas piezas y accesorios en muy buen estado, tanto es así que el que me vendió la moto se extrañó cuando la vio diciéndome que la había dejado como nueva.

La verdad que sí y este ha sido el sexto año consecutivo que he podido disfrutar del gran premio de Jerez, uno que veía en televisión y que a día de hoy puedo disfrutar con mi pareja y mi moto en propias carnes.