El motor no quiere encender

Las causas por las cuales no prenda el motor pueden ser varias, esto a veces ocasiona un auténtico quebradero de cabeza. Muchos dan por hecho que la máquina ha llegado a su fin, pero no siempre se debe a ello, aunque, ciertamente, en ocasiones estas fallas le generan un gran daño al motor. Lo mejor que puede hacer al enfrentar una situación como esta es llevarlo a un taller mecánico para evitar un problema mayor.

La revisión puede ser hecha por nosotros mismos, puesto que hay diversos detalles simples que pueden ser diagnosticados teniendo conocimientos básicos en la materia. No obstante, nunca está de más hacer un repaso o empezar a instruirse para ser “un manitas” de las reparaciones; por eso a continuación se detallan algunas de las fallas más comunes que pueden ser las causantes de que el coche no encienda.

Fallas que afectan al motor

Principalmente hay dos para empezar la inspección: la electricidad y la gasolina. La primera lleva la chispa hasta las bujías y la segunda carga los inyectores. Es posible que se presentan juntas las dos fallas; si el vehículo es de carburador el paso de combustible es mecánico, pero en los de inyección este suministro es eléctrico, lo que quiere decir que el sistema de gasolina se ve afectado si surge una falla de energía, porque corta el ordenador o la bomba y no se activa si es voltaje bajo.

Los daños eléctricos son fuertes, ya que el motor recolecta información de diferentes puntos y en cualquiera de ellos puede estar la avería. Este tipo de problemas se hayan a través de un escáner, el cual todo taller que se respete debe tenerlo; por los datos resultantes el mecánico se guía hasta el desperfecto, que puede ser algo simple como un fusible o sensor dañado, etc.

Las bujías en cambio suelen ser cambiadas sin razón. Es muy notorio que alguna falle dado que su señal es única, el motor pierde el cilindro, pero si pasa con varias, simultáneamente, el daño sería por agente externo como la gasolina y el aceite, que las aísla al empaparlas. El filtro de combustible, la batería, entre otros, suelen ser los causantes de que el motor pare, pero siempre puede encontrar una solución plausible.

Una buena manera de solucionar estos problemas en cuanto a la reposición de las piezas es comprando en desguaces. Siguiendo el enlace https://www.despiecesdecoches.com/ encontrará un formulario que al enviarlo recibirá en poco tiempo diferentes propuestas de las piezas que solicite, dándole la oportunidad de comparar y elegir la mejor opción.