Cómo disfrutar de la música en nuestro hogar

Cómo disfrutar de la música en nuestro hogar (BigbenShop).4 (1)

Por Álex Beltrán

 

La tecnología del wireless (sin cables) se está desarrollando rápidamente. Y cada vez se está adaptando a más sistemas gracias a la comodidad y la seguridad que da. Hoy nuestra vida no sería la misma si aún viviéramos pendientes de nuestros teléfonos conectados por cable. Y desde años ya no es raro pagar con nuestra tarjeta en un datáfono inalámbrico.

 

El mundo del sonido no se podía quedar atrás. ¿Cuántas veces nos hemos perdido nuestra canción favorita en la radio o el número de la lotería por habernos cambiado de habitación? ¿Estamos cansados de transportar el teléfono o el aparato de radio por casa? ¿Montamos una fiesta y los amigos se quejan porque no escuchan bien la música?

 

Pues tenemos solución: instalación de altavoces bluethooth, que han llegado para quedarse en nuestros hogares.

 

Imaginemos, llegamos a casa, conectamos el bluethooth de nuestro teléfono, seleccionamos nuestra lista de reproducción favorita y, en ese instante, la melodía resuena por toda la casa. Da igual la estancia donde estemos, porque el sonido llegará con una alta calidad y generará una sensación de confort. Y tan solo necesitaremos instalar una aplicación en nuestro teléfono o dispositivo que queramos conectar al sistema de audio.

 

Este es uno de los ejemplos, pero seguro que tenemos cientos de ocasiones en las que contar con altavoces de alta calidad en las distintas estancias de la casa nos puede ser de utilidad.

 

Y es que el formato sin cables, presente en sin fin de dispositivos y útiles de nuestro día a día, ha llegado a la música.

 

Fácil instalación en casa: se acabó `tirar´ cables

Gracias al sistema bluetooth, desarrollado a mediados del siglo XX, se acabó eso de que nuestra casa parezca una nave espacial llena de cables. Con este protocolo de comunicaciones podemos conectar dispositivos que se encuentren dentro de un determinado alcance. De esta forma generamos una pequeña red doméstica de radiofrecuencias que funcionan incluso en habitaciones separadas.

 

Encuentra su lugar en cada estancia

Si nos preocupa dónde instalar nuestra televisión en el salón para  disfrutar de su imagen de la mejor forma posible. Tan importante -o más- es saber dónde colocar nuestros aparatos de sonido para tener la mejor experiencia sin retumbar toda la casa. Aquí os dejamos algunos consejos:

 

  • Coloca los altavoces a una altura de 1,40 metros aproximadamente. La razón, esta es la altura media de recepción auditiva, con esto conseguiremos que el sonido llegue directo a nuestros pabellones auditivos.

 

  • No coloquemos los altavoces sobre superficies rígidas, intentemos asentarlos sobre una superficie mínimamente acolchada para que absorba las vibraciones, así eliminaremos las distorsiones auditivas que pueden provocar los sonidos graves.

 

  • Eliminemos todos los objetos intermedios que podamos para evitar que el sonido rebote en ellos. Así mismo, coloquemos los altavoces lejos de ventanas o grandes cristaleras si no están cubiertas de cortinas.

 

  • Si la habitación en la que vamos a colocar el dispositivo de audio no es muy grande, y no podemos separarlo mucho de las paredes (lo recomendable es al menos 30 cm.), es mejor optar por un equipo de menor potencia (ejemplo 2.1) para evitar que el sonido rebote demasiado y perdamos calidad.

 

  • En el caso de estancias grandes, es recomendable alejar al máximo los altavoces de las paredes o el efecto rebote hará que se entremezclen las ondas y se ensucie el sonido.

 

En el caso de que queramos instalar nuestro equipo de sonido en el salón y conectarlo a la televisión para tener un efecto de home cinema,  es aconsejable que sigamos la `regla de los triángulos´.

 

Es decir, el dispositivo de canal central (o principal) se situará justo debajo del televisor y los subwoofer a cada uno de los costados de la pantalla. Con esta situación debemos de tratar formar un triángulo equilátero donde, en unos de los vértices, nos situaremos nosotros como espectador. Contemos que a partir de 1,20 metro de distancia la mayoría de los dispositivos no presentan ruidos molestos.

 

En el caso de los altavoces traseros, debemos colocaremos a cada lado y a unos 20º de donde nos vayamos a sentar para ver la televisión. La altura también debe coincidir con la de nuestro pabellón auditivo.

 

Tratemos que, en la medida de lo posible, ningún elemento se sitúe dentro del área de las líneas que hemos trazado. De esta forma generamos un ambiente envolvente sin distorsiones.

 

Conseguir el sonido perfecto en nuestra casa es complicado, pero siguiendo estos estos sencillos consejos, nosotros disfrutaremos más y nuestros vecinos nos lo agradecerán (o no).