Algunas reglas de higiene cibernética

Para no ser víctima, en ocasiones es necesario realizar ejercicios sencillos y mantener la llamada higiene cibernética.

Imagínese y piense qué información podrían usar los atacantes potenciales en su contra, e intente hacer que ese escenario sea lo más imposible posible.

La ciberhigiene es, ante todo, una autoevaluación de los propios riesgos. Al igual que lavarse las manos antes de comer, es importante seguir estas reglas con sus dispositivos:

  • No se conecte a una red WiFi pública. Haga un mejor uso de Internet móvil. Si realmente necesitas conectarte, hazlo usando una VPN (no gratis).
  • No siga enlaces que no sepa por qué están enviando, incluso si son sus conocidos de cuentas familiares. A menudo, un atacante solo necesita un clic de usted para acceder a su perfil.
  • No agregue extraños a sus amigos en Facebook, porque pueden enviar información a sus colegas que ya están en el estado de su amigo.
  • Cambie las contraseñas cada 2-3 meses, use varias contraseñas complejas que son difíciles de calcular y autenticación de dos factores no a través de SMS, sino a través de la aplicación, también puede contar con un servicio de Protección de Datos en Las Palmas de Gran Canaria para prevenir todo ello.
  • Instale siempre actualizaciones automáticas de software. Si ya se lanzó una actualización, es posible que existan vulnerabilidades en la versión anterior.
  • Realice copias de seguridad periódicas de información importante, datos de segmentos.
  • Asegúrese de que el sitio que está utilizando sea https y no http.
  • Al menos una vez cada pocos años, asista a una capacitación en ciberseguridad. Invite a sus adolescentes y compañeros de trabajo allí.

Intente “Google” su nombre y vea cuánta información abierta sobre usted hay en Internet. Dónde y con quién descansaste, cuál es el nombre de tus padres, cuál es el apellido de soltera de tu madre, o incluso cuál es el nombre de tus mascotas.

Todos estos datos pueden usarse en su contra. Es necesario ordenar dicha información pública, habiendo ajustado los parámetros personales en las redes sociales, y revisarla periódicamente.

“Lo más valioso” – en las aplicaciones

Los datos personales son actualmente lo más valioso del mundo virtual.

Antes de descargar cualquier aplicación, es recomendable conocer quiénes son los desarrolladores, cómo almacenan tus datos y cómo los utilizan.

Actualmente, también se están lanzando muchas iniciativas interesantes a nivel estatal: E-health, ACTION y otros proyectos. Es bueno comprender que somos uno de los pocos países del mundo que ha lanzado y continúa implementando dichos servicios en línea.

Un buen objetivo es mejorar nuestras vidas y reducir los componentes burocráticos y de corrupción.

Sin embargo, debe entenderse que el tema de la ciberseguridad es clave para la confianza pública y el uso de servicios en línea.

Si sus datos son solicitados por autoridades públicas, también debe preguntar cuáles son los estándares de almacenamiento y dónde se guardarán.

Cuando el estado lanza soluciones globales, es deseable declarar públicamente al desarrollador, así como responsable de la ciberseguridad (generalmente una empresa separada).